jueves, 4 de marzo de 2010

Peripecias de un tronco de pino


Pese a las horas de trabajo, a los cierres y la inquietante sensación de vivir en el Día de la Marmota en Atrapado en el Tiempo en esta casa de locos, no me resisto a hacer encargitos como este. A mi que me gusta la cocina (hacerla y comerla), me apetecía hacer una apertura como de fogones y cuchillos para el especial Mejores Nuevos Restaurantes que hacemos cada año, y al final se quedó en tabla de cortar. Esta es la historia de un tronco de pino que se convirtió en estrella de Esquire:

"Corría el mes de febrero en un frío e inusual invierno en Madrid, cuando, abandonado en el almacén de materiales de una obra me encontré sumergido sin quererlo en esta historia. Mi vida nunca había sido especialmente excitante, hasta que una mañana me vi de nuevo en la máquina de tortura que llaman 'cortadora de madera'.

video

(Nota: Obsérvese la cara del verdugo disfrutando de su trabajo)

No se muy bien como llegué allí después de varias incursiones en el mundo de la construcción, de obra en obra y de andamio en andamio. Mas tarde me contaron que fui un tronco deseado, que después de recorrer varios almacenes de madera y contenedores, la mamma me rescató de esta anodina vida para llevarme a su casa y cuidarme como a un hijo.


Pero no todo fueron mieles. La lijadora, el transfer, las gubias y la Dremel fueron un alto precio, pero hicieron de mi un tocón de provecho. No es que la fama me haya cambiado, yo sigo siendo esa astilla de barrio que jugaba con sus hermanas en las interminables obra de la ciudad. Una pátina de cera no hace al tronco. Pero desde mi retiro de la encimera de Esquire, vuelvo la vista atrás, veo mi cara en sus páginas y me emociono.




Una cosa se de la vida, (atiendan redactores de la revista, que de aquí sale un En Esto Creo). Ni los focos ni los aplausos cambian nada. Solo cuenta el resultado. Otras tablas me precedieron en la historia, las de Moisés, las de multiplicar y hasta las de Daimiel, pero como la tabla de Esquire pocas veréis."


Y dicho lo dicho y sin extenderme mas, os contaré que, para tranquilidad de amigos y familiares, que esta vez no me he cortado ni he salido herida de ninguna manera de este trance. Disfruten de la revista, aunque sea en el water.

5 comentarios:

  1. pues yo que estaba pensando como habíais conseguido crear un pincel de photoshop tan chulo...

    ResponderEliminar
  2. u r the best Claritsu!

    ResponderEliminar
  3. Plas plas... buen trabajo si señor.

    ResponderEliminar
  4. me mola mucho !!!
    me gustan las manualidades que os haceis en ese equipo de arte!!!
    bien!

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho! Saludos desde Tokio.

    ResponderEliminar